Ver número Número 25 - Septiembre 2015

Portada número 25

 

 

Índice

Editorial

​Llegando al momento en el que SharePoint 2016 On-Premises comienza a estar disponible, podemos sacar algunas conclusiones sobre el futuro de SharePoint. Y, para ser honrados, aunque Microsoft nos ha dado algo de esperanzas de que la versión On-Premises seguirá existiendo por algún tiempo más, lo que hemos podido ver de la nueva versión no es precisamente para estar saltando de la alegría.

Desde la conferencia Ignite en marzo se conocen las nuevas especificaciones de SharePoint 2016. Si no lo ha hecho anteriormente, puede ver un resumen de lo que hay nuevo o modificado en el artículo de Bill Baer (http://blogs.technet.com/b/wbaer/archive/2015/05/12/what-s-new-in-sharepoint-server-2016-installation-and-deployment.aspx). Como podrá observar, los cambios entre SharePoint 2013 y 2016 son mínimos, y principalmente enfocados a infraestructura.

Esto nos presenta con un problema: nuestros clientes no tendrán ninguna motivación para moverse a la nueva versión. De igual forma, si alguna compañía que tenga planes de implementar un nuevo sistema de SharePoint On-Premises (si es que queda alguna en el mundo) y que ya disponga de licencias de 2010 o 2013, no tendrá ninguna razón para crear el sistema en 2016 teniendo que pagar por nuevas licencias.

Mejor dicho, y perdonen si hoy estamos siendo pesimistas, aunque Microsoft salvó a SharePoint de una muerte inminente hace un par de meses, el paciente sigue con pronóstico reservado y es mejor ir pensando en donde va a ser enterrado. Algo así como Silverlight, y muchas otras tecnologías brillantes que Microsoft ha dejado que se mueran solas, de pura vejez y falta de mantenimiento.

Así que, si no se habían dado cuenta, la única opción viable que nos queda es SharePoint Online en Office 365. Pero no esperen muchos cambios (o cambios radicales) en el futuro. SharePoint Online está siguiendo los pasos de Office: es un producto maduro, que permanecerá sin cambios radicales (e interesantes) por muchos años. Los tiempos de la aventura llamada SharePoint han desaparecido.

Esperamos que se diviertan tanto, como de costumbre, leyendo a CompartiMOSS, como nosotros nos divertimos haciéndola (aunque ahora nos divertimos mucho menos programando a SharePoint).

El Equipo Editorial de CompartiMOSS