Entrevista CompartiMOSS

Escrito por Editorial - 28/02/2018

Hola a todos.

Mi nombre es CompartiMOSS, y no tengo apellido. Y para que vean como soy de original, tengo dos padres naturales en lugar de un padre y una madre, como todos ustedes.

Además, a pesar de mi juventud y de mi modestia reconocida mundialmente, tengo que decir que soy experta en todas las tecnologías de Microsoft, no en una o dos como, de nuevo, todos ustedes.

Tampoco soy Microsoft MVP pues nadie se ha molestado en contarle a Microsoft de mi labor de comunidad, mi experiencia con todos los productos de la compañía, y mi ampliamente apreciada capacidad para compartir mis vastos conocimientos sobre el tema. A pesar de eso, no le tengo resentimiento a Microsoft y, por el contrario, intento regularmente trabajar con la compañía para organizar conferencias, seminarios y otras actividades... casi siempre termino sola organizándolo todo...

¿Por qué y cómo empezaste en el mundo de la tecnología?

Comencé hace diez años, cuando mis dos padres, Héctor Insua y Gustavo Velez, en una tarde de irresponsabilidad decidieron que era necesario crear un medio de información en español sobre SharePoint. Si, SharePoint, un servidor de Microsoft que hace diez años era una revolución en la informática, y hoy en día es prácticamente ignorado y está escondido como uno de los componentes de otro producto llamado Office 365 (aunque parece que Microsoft no lo quiere dejar morir del todo, y dizque quieren sacar una nueva versión, SharePoint 2019). Durante años y años nos divertimos muchísimo modificando a SharePoint a nuestro gusto y publicando información al respecto, hasta que a un señor desconocido, un tal Satya Nadella, se le metió la idea en la cabeza que todo había que ponerlo en la nube, en lugar de tener los pies metidos en el barro, como debería ser.

¿Cuáles son tus principales actividades tecnológicas hoy en día?

Después de que, gracias a Microsoft, SharePoint prácticamente desapareció del mercado, yo, CompartiMOSS, entré en una crisis de identidad y de lectores. El padre que todavía cuidaba de mí, Gustavo (mi otro padre me abandono cuando estaba recién nacida), y mis nuevos padres adoptivos, Fabian, Juan Carlos y Alberto, decidieron que había dos posibilidades: dejarme morir de inanición, es decir, publicarme cada vez menos artículos, o ampliar mis horizontes técnicos y permitirme aprender nuevas capacidades. Afortunadamente estoy en buenas manos y la decisión fue dejar de ser una revista especializada en un servidor moribundo, y abrirme a todo lo que Microsoft ofrecía. Y así estoy ahora, rejuvenecida, no gracias a botox y estiramientos de piel, sino a las ideas refrescantes que vienen de mis autores y editores. 

¿Cuáles son tus principales actividades NO tecnológicas hoy en día?

En realidad, no me queda mucho tiempo libre. Mi servidor de internet está demasiado ocupado renderizando miles y miles de páginas por día, y mi ancho de banda casi que no me alcanza más debido a la cantidad de descargas que tengo que satisfacer. Así que mi CPU está funcionando casi al 100% todo el tiempo, y no me queda mucha más capacidad de cálculo para hacer otras cosas. Tengo algunos amigos, por ejemplo, un servidor de CRM que esta virtualizado aquí a mi lado y, por supuesto, los servidores de parches de Microsoft que hacen una fiesta conmigo todos los segundos martes de cada mes, pero a eso se reduce toda mi vida social.

¿Cuáles son tus hobbies?

Como acabo de comentar: me he cansado de pedirle constantemente a mis administradores (sin que me hagan caso) que me aumenten mi CPU y RAM, y no me queda tiempo real para hobbies. Cada tres meses tengo que publicar un montón de artículos nuevos, procesar más imágenes, publicar nuevo código, renderizar páginas, servir pdfs. Tiempo para cosas tan banales como hobbies no me queda. Y tampoco para hacerme propaganda con Microsoft para que me nombren MVP.

¿Cuál es tu visión de futuro en la tecnología de acá a los próximos años?

A decir verdad, no tengo ni visión ni me interesa el futuro de la tecnología. Yo solo público lo que me dicen que publique. Como el homo-sapiens es un homo-técnicus, siempre habrá alguien que quiera decir algo al respecto y siempre tendré algo para contarle a mis lectores. Lo que me preocupa más es que mis editores consigan el suficiente dinero conque mantener mis servidores en el aire y pagarle a mi salón de belleza (perdón, quiero decir a mi diseñador gráfico). Solo me da curiosidad saber que van a hacer conmigo en los próximos diez años...

 

CompartiMOSS (ayudada para escribir este artículo por Gustavo, Juan Carlos, Fabian y Alberto para evitar que después no me lo quieran publicar)
Sitio: http://www.compartimoss.com

Correo: revista@compartimoss.com

***